Paseo de Reding

La influencia de la burguesía del siglo XIX en Málaga queda latente en el famoso Paseo Reding, una elegante avenida llena de edificios cargados de historia.

El Paseo de Reding de Málaga es una amplia avenida de 450 metros de largo que discurre por la zona oeste del centro de la ciudad. Desde la Plaza de la Malagueta hasta la subida al Castillo de Gibralfaro, este majestuoso paseo es todo un museo al aire libre de la arquitectura típica de la burguesía del siglo XIX.

A mediados de este siglo, la burguesía de Málaga ganó peso y poder en la cuidad y comenzó a instalarse en este paseo. Para edificar sus viviendas, contrataron a los mejores arquitectos de la época, como Jerónimo Cuervo o Joaquín de Rucoba, quien diseñó la Plaza de La Malagueta.

El resultado fue una elegante avenida llena de viviendas de varios estilos arquitectónicos que debe su nombre al general suizo Teodoro Reding, quien luchó en la Guerra de Independencia Española y se convirtió en gobernador militar de Málaga.

Qué ver en el Paseo Reding

  • Gran Hotel Miramar: en 1926 el rey Alfonso XIII y su mujer inauguraron este lujoso hotel que sirvió como hospital en la Guerra Civil y más tarde recuperó su función inicial. Entre los ilustres personajes que se han alojado en el Gran Hotel Miramar destacan Elizabeth Taylor, Orson Welles o Ernest Hemingway.
  • Cementerio inglés: una de las visitas más interesantes del Paseo Reding es el cementerio inglés, que data de 1831. Hasta esa fecha, las personas que no eran católicas eran arrojadas al mar cuando morían. Con la llegada del cónsul británico William Mark, se dispuso un terreno dedicado a dar sepultura a los protestantes ingleses.
  • Casas de Félix Sáenz: los edificios más famosos del Paseo Reding son las casas del comerciante burgués Félix Sáenz, en los números 7-39 y 41-43. Las viviendas son de estilo regionalista y cuentan con anchas torres en los áticos. Es el mejor ejemplo de la rompedora arquitectura del Paseo de Reding.

Transporte

Autobús: líneas 3, 11, 32, 33, 34 y 35.