Frigiliana

Si los pueblos blancos de Málaga tienen fama mundial, Frigiliana es el mejor ejemplo de todos ellos. La belleza singular de este pueblo de interior solo es palpable perdiéndose por sus estrechas calles encaladas. ¡Descúbrelo!

A trescientos metros sobre el nivel del mar se eleva una joya morisca única en la Costa del Sol: Frigiliana. Este embriagador pueblo blanco malagueño es considerado por muchos el pueblo más bonito de Andalucía, ¡y no es para menos!

Su laberinto de calles encaladas esconde fachadas decoradas con el más mínimo detalles. Flores frescas, piezas de cerámica, puertas pintadas de azul… A esta arquitectura tan peculiar se le suma la estructura caótica de las calles de Frigiliana, que se enredan hasta formar todo un laberinto de callejones en cuesta.

Debido a su ubicación estratégica entre la Sierra de Almijara y el Mediterráneo, las vistas que ofrece Frigiliana son sencillamente espectaculares. A veces, si el tiempo de Málaga lo permite, es posible divisar la costa norte de África desde los miradores más elevados del pueblo.

Qué ver

  • Barrio morisco: en la zona alta de Frigiliana se encuentra el laberinto de calles en cuesta que dan forma al antiguo barrio morisco. Esta red de estrechos callejones encalados decorados con flores es la seña de identidad del pueblo e invita a perderse por cada uno de sus rincones. Las calles más bonitas del barrio morisco con la calle de la Amargura, la calle Zacatín, la calle Alta y la calle El Garral.
  • Placas de cerámica: una forma muy interesante de descubrir los orígenes y la historia de Frigiliana es seguir las doce placas de cerámica repartidas por el casco antiguo que relatan las batallas del pueblo y la sublevación de los moriscos.
  • Plaza de las Tres Culturas: uno de los puntos más altos del pueblo es esta plaza, que alberga varias terrazas y restaurantes donde comer y ofrece unas vistas únicas del valle que rodea Frigiliana. ¡Todo un mirador!
  • Iglesia de San Antón: a muy pocos metros del Ayuntamiento de Frigiliana se encuentra uno de los edificios más bonitos del pueblo, la iglesia de San Antón. Se trata de un templo completamente encalado ubicado en una de las plazas con más ambiente de Frigiliana.
  • Museo Arqueológico: repasa la historia de Frigiliana desde el Neolítico hasta nuestros días, haciendo hincapié en los restos arqueológicos de la Edad Media y la etapa morisca. El museo se ubica en la Casa del Apero, una vivienda tradicional del siglo XVII totalmente restaurada.
  • Fábrica de miel de caña: ¿sabíais que la única fábrica de miel de caña de Europa se encuentra en Frigiliana? La fábrica de Nuestra Señora del Carmen se ubica en una casa condal llamada El Ingenio y alberga una tienda donde comprar este producto típico.

Cómo llegar desde Málaga

Frigiliana es fácilmente accesible en coche desde prácticamente todos los puntos de Málaga, pues la autovía A-7 pasa muy cerca del pueblo.

Si preferís usar el transporte público, tendréis que coger el autobús dirección Nerja, o en la estación de autobuses de Málaga o en el aeropuerto, y una vez allí tomar el autobús Nerja-Frigiliana. La duración total del trayecto es de unas dos horas.